lunes, 5 de diciembre de 2016

Podéis...




Podéis quitármelo todo,

quitarme aquello que me pertenece:
mis ojos, mis piel, mi memoria
- o aquel Mayo, donde me enamoré...

Podéis despojarme de aquello
que no es mío :
los deseos, la felicidad, 
la confianza de ser.

Podéis rechazarme, enmudecerme, oprimirme...
podéis simular que jamás me nombrasteis,
que pude no haber nacido,
y que no permanecen mis huellas
donde mis pies anduvieron sólidamente.

Podéis rectificar mi rastro
mientras sepulto mis manos 
en la tierra del tiempo.
Pero de ningún modo, ¿me escucháis?,
jamás seréis capaces arrebatarme la palabra,
el ansia de arder, de ser barro,
de buscar la certeza y la hermosura.

No me robareis
el doliente sentir,
el derecho a volar
y no cuidar la indumentaria.

No podréis silenciar mi durmiente aullido
porque todo éso es de mi propiedad,
anida en mi silencio,
y lo trenzan quienes me aman
con briznas invisibles y completas. 

Canet

No hay comentarios:

Publicar un comentario